Peter Bagge, la FOX y Replicante

9 10 2009

Copio directamente la información de Comic Book Resources. Resulta que Mr. Peter Bagge, quien generosamente aceptó colaborar con una ilustración para nuestro número de cómics, grabará un piloto de la familia Bradley para la cadena FOX. No podemos sentirnos más orgullosos de haber contado en nuestras páginas con material de un artista que sigue siendo relevante e influyente, y esperamos que el piloto se materialice en una serie. Nosotros sí la veríamos.

Pueden leer acá una reseña de esta recopilación de The Bradleys:

Los disfuncionales Bradleys

Los disfuncionales Bradley

Could Buddy Bradley be the next Bart Simpson? That’s the tantalizing possibility presented by Fantagraphics’ Eric Reynolds today, as he revealed that writer/artist Peter Bagge has signed a deal with the FOX network to produce a pilot for a potential prime-time animated series based on the Bradleys, the less-than-functional family at the heart of Bagge’s series Neat Stuff and Hate. The show would reportedly focus on Buddy’s teen years at home.

This caps off a rather high-profile few months for Bagge (ahem, Professor Bagge) , a period that has seen the release of his political-strip collection Everybody Is Stupid Except for Me from Fantagraphics and his long-suppressed Incorrigible Hulk story in Marvel’s Strange Tales anthology. No word yet on whether he plans to have Mrs. Bradley pose for Playboy.





Mike Patton regresó a Radar

23 03 2009

1. Haino: ¿?

La última fecha del sólido festival Radar tuvo en su cartel al esperado Mike Patton acompañando a los italianos de Zu. Como telonero, se presentó el nipón Keiji Haino, quien le recetó a la audiencia un desconcertante set noisy caracterizado por lo largo que fue y el tremendo ruido que descargó. Entre el público había dos tipos de puristas: los del noise, quienes esperan que el género sea comprendido a cabalidad por el público no iniciado, y los fans de Patton, que en buena medida se conforma por rockers que han escuchado sus álbums y proyectos, digamos, más accesibles: los de Faith No More, Mr. Bungle y Fantômas. Un público dividido (su servidor se sentía miembro de ambos). En resumen: Radar es un festival de exploración, experimentación y propuestas poco convencionales, así que bien debiéramos ir advertidos.

Y sin embargo, la más de una hora que tocó Haino con sus cuatro amplificadores, guitarra eléctrica -hasta que acabó con todas y cada una de las cuerdas- y sus aparatos, sí resultó difícil de digerir: conforme se quebraban las reglas de etiqueta, algunos en el público prefirieron sentarse, taparse las orejas, evadirse, caminar o salir del lugar hacia rincones adonde el ruido no pegara tan fuerte. El problema no es el noise, sino que incluso para un público abierto se trata de un artista difícil. Es inevitable pensar en las piezas de arte que nos hacen levantar la ceja mientras pensamos que alguien nos está queriendo tomar el pelo.  A continuación, un ejemplo del trabajo de Haino, aunque esta pieza en particular es mucho más accesible que lo que se escuchó en el Lunario:

Al salir, un colega ilustrador me platicaba sobre cierto Anime japonés que le había venido a la mente al ver a Haino en el escenario. Pero, ¿y si uno no posee esas referencias? No dudo que a más de uno el concierto de Haino le haya recordado cuando alguien agarra una guitarra sin saber tocar un solo acorde y se pone a payasear, a farolear, a emitir ruidos que a veces hasta pecan de ingenuos. Y no creo ser el único al que hoy, a dos días del concierto, le siguen zumbando los oídos por el estruendo recibido el sábado.

2. Patton + Zu: ¡!

Patton y los italianos de Zu tomaron el escenario -luego de aparecer para conectar sus instrumentos- portando máscaras de luchadores. Patton, obviamente, fue El Santo, aunque al final bromeaba con el sax de Zu cuando éste lo llamó Patton Místico. “¿Me dijiste Patton Místico o Putton Místico?”, le preguntó en su conocido español roto.

El concierto sirvió para demostrardos cosas: una, que Patton es un cabrón. Es un gran artista, como ya sabemos, con mucha energía para desbordar, igual que su talento para, por ejemplo, cantar y/o emitir sonidos con el micrófono metido en la boca y que no suene como “a bunch of noise”, citándolo.  Y dos, para darnos cuenta de que Zu en discos no representa nada de lo buenos músicos que son, de lo bien que tocan y el poderío que emanan sus instrumentos. Una pieza que vale mucho la pena escuchar es “Chthonian”. En Album Base se puede descargar Carboniferous, el más reciente álbum de la banda, para que puedan apreciar lo que hacen.

Entre alguna pieza de Fantômas, una canción en español que parecía de José Alfredo Jiménez, aunque hubo a quien le sonó a Juan Gabriel (algo difícil de determinar por el español entrecortado de Patton, lo cual sirve a su favor y de lo que interpreta), los sampleos aterradores de El juego que todos jugamos, de Jodorowsky:
Juguemos.

Patriarca:

Juguemos, si yo soy un gran pianista.

Actor:

Si tú eres un gran pianista y te corto un brazo, ¿Qué haces?

Patriarca:

Me dedico a pintar.

Actor:

Si eres un gran pintor y te corto el otro brazo, ¿Qué haces?

Patriarca:

Me dedico a bailar.

Actor:

Si eres un gran bailarín y te corto las piernas, ¿Qué haces?

Patriarca:

Me dedico a cantar.

Actor:

Si eres un cantante y te corto la garganta, ¿Qué haces?

Patriarca:

Cuando este muerto quiero que con mi piel se fabrique un hermoso tambor.

Actor:

Si quemo el tambor, ¿Qué haces?

Patriarca:

Me convierto en una nube que tome todas las formas.

Actor:

Si la nube se disuelve, ¿Qué haces?.

Patriarca:

Me convierto en lluvia y hago que nazcan hermosas hierbas.

Actor:

Ganaste, me sentiré muy solo el día que no estés.

(Esta transcripción fue tomada de este sitio)

…y el gran final interpretando “24000 baci”, como en este video de los tiempos de Mr. Bungle:

…se puede afirmar que,  en efecto, estuvimos en uno de los conciertos del año (los entusiastas de Radiohead opinarán lo contrario), y que no cabe duda, ahora que Faith No More se reúne, pisarán suelo nacional.





Buk

2 03 2009

Este es el book trailer de Secuelas de una larguísima nota de rechazo, libro de Charles Bukowski ilustrado por Thomas M. Müller, editado en España por Nórdica Libros y distribuido por los chicos de Sexto Piso acá en México. La reseña la pueden leer en Replicante, pero con este avance audiovisual puede que les interese salir a buscarlo a su librería más cercana. La música de Angelo Badalamenti es sublime.





HDTV is worth every cent

16 02 2009

Para quienes de vez en vez consideran que los cientos de referencias que han aparecidos en Los Simpson son exageradas, he aquí la nueva entrada -en HD- de la serie, ultra-autoreferenciándose hasta la demencia:

La diferencia entre una serie de culto y una institución: ¿Se acuerdan cuando alguien se dio cuenta de que los números de la caja registradora en el supermercado significaban la cantidad anual que costaba mantener un bebé cuando Maggie pasa por el escáner? En ese momento se comprendió que la serie mandaba mensajes cifrados, que había que rastrearlos y decodificarlos. Y creo que en ese momento se volvió de culto -y por otras razones, por supuesto.

Ahora, ya nos sabemos la fórmula. Ya no sorprende que aparezca una celebridad, un científico, un político o una referencia a la cultura popular. Ahora el reto es su originalidad, cómo diablos van a meter una referencia en el programa.





La Coca-Cola es agua puerca

26 01 2009

Desde el miércoles 21 de enero, La Jornada -el Ocosingo Times, como se le ha llamado- y Grijalbo, pusieron a la venta los que consideran los 12 mejores libros de Eduardo del Río, mejor conocido como Rius. La primer entrega: La Trukulenta Historia del Kapitalismo, editado por primera vez en 1976 y que, se explica en la contraportada, “es uno de sus mayores éxitos”. Como Rius explica, “el 50% de este libro fue tomado por cesión de los editores, del libro “Historie Boken”, de Annika Elmquist, Pal Rydberg, Gittan Jönson y Ann Marie Langemar, editado por Demos en 1971 en Suecia, Noruega y Dinamarca”.

Se trata, también, de uno de los clásicos manuales  didácticos del maestro de Zamora, Mich., en los que suele explicar de manera muy clara temas en ocasiones difíciles de comprender por un público no iniciado.

Y, en la página 72 nos encontramos con esta extraña joya:

A lo largo del libro se respira una atmósfera naturalmente anticapitalista, a veces rayando en un extremismo militante pro-socialista (hay que tomar en cuenta el tiempo que ha pasado desde que fue editado por primera vez). Desde luego que el capitalismo sí es todo lo malo que se narra en el libro, pero algunas sentencias en verdad que impresionan: “Si es usted capitalista, no necesita trabajar para vivir”, y por otro lado: “Si no es usted capitalista, tendrá que trabajar para vivir (y trabajar para el capital)”. Aún no decido si frases como estas me resultan cándidas o convenencieras.

Por un lado, resulta que el estalinismo fue, solamente, un bache en la vida del socialismo, mientras que al capitalismo se le  endilgan todos los adjetivos pues, a fin de cuentas, es el origen de todos los males de la humanidad. La globalización, por su parte, es solo un nombre más para llamar al imperialismo. Resulta muy interesante que, para explicar ciertos temas, se dediquen libros enteros en los que éstos se desmenuzan a profundidad y para otros, todo se reduzca a explicaciones tan simplonas.

Al final, el maestro se cura un poco en salud:

Este tipo de capitalismo, supongo, sí está bien. Este tipo de publicidad sí es válida. Estos productos sí deben promocionarse, venderse y comprarse. La presentación de esta promoción de La Jornada y Grijalbo -el libro y el cómic que lo acompaña vienen pegados en un cartón, de la misma manera que se promocionan otros productos/ofertas editoriales de colección- sí es correcta.

Varias generaciones crecimos leyendo a Rius. Muchos transitamos por una especie de socialismo-guerrillerismo-marxistoide durante nuestra infancia y adolescencia hasta que, de alguna manera, llegamos a enterarnos de que el mundo en blanco y negro de los caricaturistas de la izquierda mexicana era una trampa: que había más y mejores explicaciones para comprender la realidad. (La actualización al final del libro, hecha en 1998, incluye dibujos tomados de las historietas de El Fisgón quien sigue la brecha ideológica y discursiva de Rius, sin variaciones)

De regalo con esta promoción, se incluye un ejemplar con una historia del libro de Mis Supermachos y que, aparentemente, se completará en las 12 entregas semanales de los títulos de Rius. En esas historietas se puede disfrutar el gran sentido del humor de Rius. En ese ámbito y en la manera de contar historias, no se le puede reprochar nada. Una muestra:

Pero es indudable que su ideología es más maniquea que socialista. En la introducción a Mis Supermachos,  Rius se justifica así: “En mi descargo diré que debe tomarse en cuenta que tenía 30 años de edad, que militaba en el Partido Comunista, que nunca había hecho historieta, y que estaba estrenando mi paternidad responsable”.

Dos días antes de que en los puestos de revistas se pudiera encontrar esta promoción, hojeaba La Jornada en la redacción de Milenio. El día: 19 de enero. La portada del día:

“¿De plano?”, le pregunté a Juan Alberto Vázquez, mostrándole la portada del periódico. “En todo caso”, me contestó, “yo habría puesto eso en la contraportada”.

Buena idea, pero antes La Jornada tenía un compromiso más importante por cumplir en su contra:

Fa, fa fa…